¡Te lo juro! El ratón era así de grande…