Los antropólogos decidieron que era mejor que la tribu siguiera sin ser contactada