Gijón, 2012

Para que algún político empiece a ver la realidad.

Anterior: Mi cara cuando mi novia trata de besarme delante de mis padres
Siguiente:El recado

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar