Es mejor arriesgar y perder que perder por no haber arriesgado