El silencio de la población ante los recortes sociales contrastaba con los alaridos que proferían en los estadios