Cuando se presenta la oportunidad no hay castigo que valga