Cari, qué frío…